Los orígenes de Roquetas

Tenemos noticias de la estancia de los fenicios en nuestro pueblo por restos arqueológicos hallados, pero son más importantes y extensos, los restos arqueológicos del asentamiento de Turaniana y las salinas, en torno al 200 d.C. durante la dominación romana.
Junto a los restos hallados en la ribera de la Algaida de Roquetas(Turaniana) se descubrieron monedas de cobre y bronce imperiales, de Tiberio, Antonio, Filipo, Constantino y Valeriano. En el “Itinerario Antonini” 280 D.C., en época de Diocleciano se describían las vías de comunicación y, entre ellas, el tramo de calzada de Cástulo a Málaca. Hoy sabemos que dicha calzada pasó por Roquetas. Además, se encontró un “miliario” romano que es una piedra en forma de obelisco con inscripciones en números romanos indicando las leguas de distancia entre las poblaciones. En el poblado romano de la Rivera de la Algaida, Turaniana se encontraron restos de un cementerio árabe. Uno de estos muestreos se hizo muy cerca de donde estaba la Torre Quebrada que parece haber sido cámara funeraria romana y después una torre vigía árabe. Otras pruebas de la existencia de población del periodo romano al musulmán serían las torres y fortalezas de la costa, las pesquerías y las salinas.
Ya en el periodo musulmán, Yúsuf I se vio obligado a fortificar la frontera marítima construyendo una serie de torres y atalayas a lo largo del litoral Mediterráneo entre las que está incluida la “Torre de las Roquetas”, después fue convertida en castillo.
A comienzos de la reconquista de Granada (finales del s. XV) la “Torre de Cerrillos” es reconstruida y ampliada así como la “Torre Quebrada”, restaurada por los castellanos en el s.XVI.