El Desarrollo Urbano

Los primeros pobladores que se van instalando alrededor del Castillo de las Roquetas, son todos católicos descendientes de aquellos cristianos viejos, primitivos pobladores de Felix y Vícar a fines siglo XVII y que son el origen del actual pueblo. La primera tarea que se imponen, cuando ya son número suficiente, es la construcción de un templo para la celebración del culto. Lo construyeron a sus propias expensas y con ayuda de las fábricas generales del obispado; la iglesia suponía para ellos signo de unión y afirmación ya que deseaban tener una personalidad propia, una nueva entidad distinta de Felix o Vícar, e incluso del Castillo que aunque tenía capilla era considerado como un destacamento militar.
La barriada del Puerto se empieza a desarrollar cuando desaparece el peligro de los piratas y se puede utilizar el puerto como refugio comercial y pesquero.
En nuestro pueblo no existía una propiedad particular anterior pues eran tierras de realengo, cada uno había edificado donde había querido, sin un plan determinado, produciéndose una anarquía en las edificaciones.
Hacia 1839 el alcalde Luís Martín Fernández urbanizó algunas calles de Roquetas. Por los años de 1840 se comienza a tomar conciencia de la importancia del urbanismo por dos motivaciones fundamentales: la salud pública y el ornato de la población. Hasta estos años no conocemos los nombres de las calles, los que ahora aparecen son las siguientes: Plaza de la Constitución (actual), Plaza de Los Gallardos (Doctor Marín), Real, Callejón Largo (San Bernardo, hoy es D. Nicolás Navas), San Antonio, San José, Horno, Carreteros, Silencio, Correo (Puente), Ventorrillosiglo XVIII (el de arriba y el de abajo), ahora se nombra el de los Cuartelillos, la Norieta y el Puerto. La calle principal era la que iba desde la plaza de los Gallardos hasta el Puerto, y la entrada del pueblo se hacia por el Callejón Largo.
Las calles se encuentran en mal estado y el Ayuntamiento acomete este problema procediendo al empedrado de las mismas. A mediados de siglo (1858) la mayor parte de la población se agrupaba en el casco urbano del pueblo (2.238 hbs) y, en menor proporción, en los cortijos de Marín (87 hbs), en la Algaida (97 hbs) y en las Salinas (76 hbs).
A partir del 1859 el Ayuntamiento intenta dar nombre a las calles y a numerar las casas; crea la comisión de Ornato Público para solucionar la forma de edificar las casas y la desproporción en la alineación. Esto significó que, en adelante, los vecinos que desearan construir deberían ponerlo en conocimiento de la autoridad local quien, a la vista del proyecto, le otorgaría la correspondiente licencia.
Hoy en día, el pueblo tiene una gran extensión que se sigue ampliando considerablemente debido al aumento de la población llegada de otras ciudades españolas y de otros muchos países que buscan mejorar su nivel de vida en una ciudad con una actividad económica importante.

Presentación de las siguientes fotografías:
1ª Vista aérea.
2ª Vista aérea centro urbano.
3ª Huerta de Nicolás, 1980.
4ª Vista aérea.
5ª Charca de las salinas, actualmente Avenida de Roquetas.
6ª Ayuntamiento antiguo.
7ª Lateral ayuntamiento antiguo.
8ª Demolición ayuntamiento antiguo, 1986.
9ª Ayuntamiento antiguo después de una reforma, 1986. En los bajos había arcos en vez de ventanas.
10ª Plaza de la Constitución.
11ª En primer plano, escuela de párvulos. En segundo el ayuntamiento desde la calle Aire.
12ª Casa de D. Miguel Ruiz de Villanueva, posteriormente de la familia Bonachera.
13ª Calle Juan Bonachera, 1950.
14ª Aduana, 1973. Actualmente donde se ubica la policía local.
15ª Interior iglesia Virgen del Rosario.
16ª Plaza Doctor Marín, 1964.
17ª Visita del General Franco, 1960. Actualmente Calle Pablo Picasso.
18ª Teatro Gandolfo en Calle Nicolás Navas, 1990.
19ª Visita de Fraga Iribarne en Bar Centro.