Puerto

El portezuelo de Las Roquetas, por su situación geográfica, cumplió un papel muy importante, por una parte daba resguardo a los marineros en los temporales de poniente; por otra, a causa del auge de la piratería en el Mediterráneo en los siglos XV-XVI, los desembarcos, robos y saqueos eran frecuentes y los navegantes conocían que en el portezuelo o rada de Roquetas había un Castillo armado que les daba una seguridad para hacer la travesía.
A finales del s.XVIII, con el aumento de la población y de las actividades económicas, la situación del puerto es más satisfactoria.
A mediados del s.XIX con incremento del comerciotransporte marítimo así como de los beneficios económicos que produciría en la zona, se pide que el puerto sea habilitado para el atraque, desembarco y comercio de toda clase de productos ya que hasta el momento no estaba autorizada para el libre comercio, esta concesión se obtiene por la Real Orden del 23 de Diciembre de 1863 de S.M. la Reina.
El Puerto mejoró en las instalaciones pero, sobre todo, se desarrolló una importante campaña de las autoridades a favor de la construcción de un puerto pesquero cuyo proyecto es aprobado ya en 1930.
Una vez finalizadas las obras de construcción del puerto realizadas principalmente en la década de los 30, aún era preciso acometer otros proyectos de mejora, ampliación y conservación del mismo, así como la instalación de algunos servicios para un sector que, en estos momentos, ya se consideraba como el más fundamental del pueblo, ya en febrero del 1947 se gestiona el dragado del puerto y la construcción del espigón de Levante.
Actualmente se están realizando una serie de obras para ampliación y mayor aprovechamiento con la construcción de un puerto deportivo.