Fiestas

A principios del siglo XX lo más importante para ocupar el tiempo que tenían de ocio los roqueteros, eran las celebraciones familiares y las de carácter religioso (misas, procesiones, etc). Pero también esperaban con ganas algunos festejos y celebraciones de tipo cultural o recreativo. A pesar de la mala época que se vivía a mediados del siglo se sabían aprovechar los pocos momentos que se tenían de esparcimiento. Se celebraban una serie de fiestas que serán el antecedente de las que hoy se celebran, aunque algunas se hayan dejado de celebrar.
- Las fiestas de San Juan y San Pedro. Se celebraban del 24 al 29 de Junio, cada barrio hacía sus mecedores, el tiempo de la mecida era lo que duraba una copla que cantaba el grupo que había hecho el columpio y se pagaba a un real por cada copla. El dinero que se recaudaba se gastaba después en vino.
- La fiesta de Santa Ana, el 26 de Julio. A parte de la fiesta religiosa se celebraban las carreras de cintas, cucañas, carreras de botes. Por la noche se organizaban en la explanada del puerto una cena familiar.
- La fiesta de Pascua, el día 13 de diciembre. Se hacían algunos bailes como preparación a las Parrandas que eran pandillas de amigos y amigas que se reunían, programaban sus bailes y tenían sus propias canciones.
Después venían “La misas de gozo”, que daban un carácter de prefiesta a la Navidad.
- Fiesta de Semana Santa con dulces como los papajotes, los borrachillos, etc..
“La noche de los ramos”, la noche del Sábado Santo y después de la misa de resurrección, los mozos ponían ramos y macetas en las puertas y ventanas de las mozas solteras. Los jóvenes cambiaban los letreros de los comercios y esta diversión era bien aceptada como broma.
Con el paso del tiempo la “Noche de los ramos” pasó a llamarse “La noche de los carros”, y la fiesta cambió a tirar carros, posteriormente coches viejos por la calle lateral de la iglesia, poco a poco se convirtió en una salvajada y se hizo desaparecer.
- “La fiesta de la bola” consistía en quitar una bola de 300 Kgs. de la puerta de la casa de José Hernández en la esquina entre la calle San José y plaza de la Constitución.
- Las Moragas se celebran el 29 de Diciembre y consiste en una comida familiar en la playa a base fundamentalmente de sardinas.
Responde a un rito de los pescadores que ocuparon estas playas pues celebraban con motivo del cambio de luna y también el final de una temporada, por lo tanto, había que “varar” para pintar los barcos y repararlos.
- Las Azucenas. Esta era una fiesta que se vivía principalmente en el Puerto pero participaba casi todo el pueblo, se hacía en el mes de Mayo y servía como fiesta de la Primavera, esta fiesta se ha perdido. Se formaban pandillas cantando y bailando y se desplazaban a la playa de la “Laja del Palo” hoy urbanización donde florecían en el mes de mayo azucenas. Esa noche era aprovechada por algunas parejas de familias modestas para casarse a la mañana siguiente.
- Fiestas de todos los Santos. Se comían rosetas y castañas. Se pedía para las ánimas y tocaban las campanas toda la noche.
- El Carnaval. Era el “Domingo de Piñata” y se festejaba con un baile en el salón de José Hernández o José de Ángel. También se celebró en el teatro de los Gandolfos y en el casinillo que era el lugar donde se reunían los políticos, se hacían tertulias y se jugaba a la baraja. Desaparecidas durante los años de dictadura.
- Fiestas de la Virgen del Rosario, el 7 de Octubre. Eran muy importantes por estas fechas y aparte de las celebraciones religiosas había carreras de sacos, romper la olla de barro que contenían caramelos y regalos y también se tiraba una gallina desde la torre del campanario de la Iglesia.
Durante el periodo de postguerra, en Roquetas se constituyó un grupo de aficionados al teatro que la representación Teatral Morena Clara, en el teatro Cervantes de la capital.
Pero, quizás, uno de los entretenimientos más esperados y ansiados por la población roquetera de estos años sería el reciente invento del cinematógrafo. Un pionero del 7º arte en nuestra localidad fue Francisco Estrella Pomares, quien, en 1950, monta una productora cinematográfica titulada Producciones Andalucía.
Otra de las actividades recreativas y de ocio de los roqueteros era el frontón que se jugaba en principio en una de las paredes de la iglesia hasta que se prohibió. Parece ser que el fútbol fue introducido a partir de 1930 por parte de trabajadores de la construcción vascos que vinieron para la construcción del puerto, a partir de entonces el fútbol comenzaba a tomar un incremento significativo.